Requerí tiempo, momentos, espacios, problemas, personas, sonrisas, risas, lagrimas, recuerdos, besos y caricias, para darme cuenta de que eres quien me hace sentir plena.. Completa, haces que deje de sentirme vacía y absurda y comenzar a soñar, liberar.. Vivir.

Quisiera permanecer, con una sola persona, en un solo sentimiento, en un solo lugar, con una sola idea, una sola esperanza, un solo sueño y una sola meta que seguir, pero así soy yo, tan libre.

Un ser que a los 16 sale con chicos de 20, se comporta como de 18 y tiene madurez de 12, le comparan con chicas de 14, pero desea permanecer sin edad, muerta, sin aliento, pensamiento.

Nos detuve, frené mis pies con la mente, demasiado torpe, y a usted, con la mano en el pecho. Esperé más de unos segundos para poder escucharle decir algo..
- Tus rarezas son lo que de vos más me encanta, deja de preocuparte, tonta.

Esperé mucho por verte con alguien más.. Me encanta el dolor que provocas.

Ojalá no fuera tarde, así podría llegar a donde tú estás, te buscaría, realmente lo haría, me resulta mejor eso que preguntar donde encontrarte. Me has llenado de ganas de salir y conocer el mundo, me convenciste de ver la realidad por mí misma, pero ella es muy dura ¿sabes? Es por eso que deseo que ojalá me hubieses dejado seguir soñando, tal vez así aun siendo muy tarde hubiese estado ya en tus brazos.

No, no soy brillante ni la mejor, no soy la más coherente tampoco. Soy poco y de lo poco que soy poco entiendo. Me he dejado pisar, basurear, usar. He dejado que hicieran lo que quisieran con mi cuerpo, con mi mente y mis deseos, pero siempre quedó firme la idea de amarte para toda la vida.